Almost Home

La propuesta de Arturo Herrera tiene vinculaciones con muchas otras generadas para el medio a partir de la yuxtaposición de imágenes digitales modificadas o intervenidas a través de la computadora. Sin embargo, una característica que la diferencia es el hecho de haber sido realizada exclusivamente a partir del elemento visual, no tiene los elementos sonoros, animados o hipertextuales propios de los multirmedia. Este hecho la aproxima en el aspecto formal, como afirmara Lynne Cooke, a la tradición occidental del arte, ya que de cierta forma sus construcciones recrean el concepto del díptico: páneles de imágenes de igual tamaño que colocados en grupos de dos construyen una obra única.

En este sentido sería imposible hablar de una obra, ya que el medio permite la alternancia, según decisión del espectador, de una imagen por otra; es así como la obra recuerda una práctica infantil, el juego de memoria, donde un grupo de cartas es colocado con el anverso oculto, de manera que los participantes deban descubrir la cara donde se encuentran las imágenes repetidas en pares (por lo general con motivos de la iconología infantil) para alcanzar el mayor grupo de parejas posible.

Los motivos representados en las imágenes de Almost Home son una nueva clave; el artista ha intervenido iconos del imaginario de los clásicos de los dibujos animados, es posible identificar figuras que son familiares a todos, aunque en algunos casos no sean reconocibles, a éstas ha agregado fotografías de elementos cotidianos: interiores de casas, de fragmentos de urbes, grupos familiares.

Otra sensación que alude al mundo infantil, es la impresión que genera cada pareja de imágenes, de estar frente a un collage construido a partir de recortes de materiales diversos, fotos, revistas, telas, papeles varios colores y texturas; sugiriendo de nuevo la práctica infantil.

La invitación del artista es para que cada cual excave en su imaginario personal, en las rememoranzas de la infancia. Una obra intimista que apela al sentido lúdico infantil para alcanzar una verdadera fruición de la misma.

Alvaro Molina, octubre 1.999.