Cándida Alba

Luis Astorga: julio, 1996 - marzo, 1997

La Memoria Magnética

Las relaciones míticas de convivencia que establecen los vivos con los muertos, como un recurso ante la idea de la desaparición, han condicionado históricamente las especulaciones escatológicas bajo el supuesto de que a pesar de toda evidencia no es posible morir.

La sociedad industrial intenta obstinadamente levantar la imagen de una muerte siempre ausente y lejana. Una consecuencia de ello es la desarticulación de los discursos que permitían asumir la muerte de manera humanamente natural, abandonando así al agonizante en una suplica solitaria, dubitativa y confusa. El apogeo de las tecnologías de la comunicación participa sensiblemente en ese proceso de disolución de las instituciones que otrora comandaban el ritual social de la muerte, convirtiendo a ésta en un hecho mediático más, es decir, mórbido y banal.

La aparición, actualmente posible, de cementerios virtuales ubicuamente ausentes en la red global de la información, reduce el acto de la visita al sepulcro a un gesto operativo de localización electrónica que sólo propone formas de representación limitadas por las posibilidades semio-narrativas del medio, esencialmente incapacitado para reproducir el sentido ancestralmente profundo de nuestro compromiso con la tierra.

Por su propia naturaleza, el arte no está exento del malestar que produce esa enajenación cultural. Esperar que su intervención nos asista en el reconocimiento de aquellos valores que permitan volver a redimensionar el misterio de la muerte es, en cierta manera, un renovado acto de fe.

Cándida Alba

La instalación se presenta ante el espectador como una lápida tecnológica mostrando su desnudez instrumental. Contiene tres dispositivos de naturaleza distinta:

Una computadora que ofrece una pagina Web donde se puede visualizar un cementerio virtual tridimensional, distribuido circularmente en nichos,que le permite al espectador visitar a su guisa las tumbas que lo conforman. El enlace que representa cada una de ellas propone una situación diferente; un par de imágenes fotográficas en secuencia vertical que sugieren una elemental lectura narrativa abierta a la perspicacia del observador para su inteligibilidad.

Un monitor de video con la imagen recurrente de un universo invertido cuyos habitantes acéfalos se desplazan a través de una espacialidad plasmática, interrumpido puntualmente por la visión cruda de un rastro de sangre.

Una lámpara que reproduce la imagen de una cara infantil con los ojos cerrados y los carrillos inflados, soplando suavemente la faz del visitante.

Descripción Técnica

Lápida de granito compuesta por tres secciones contiguas dispuestas verticalmente y soportadas por una estructura de hierro que aloja los distintos aparatos de la pieza : computadora, lector y monitor de video, compresor y lámpara de neón. Frente a ella se encuentra una pequeña almohadilla que hace cómoda la posición de genuflexión necesaria para la lectura de la obra.

El video fue filmado en formato U-Matic, en sistema SECAM. El programade búsqueda local fue elaborado con el software LIGHTWAVE de la compañía NEWTEK, y presentado con el software de navegación NETSCAPE 4.0

Créditos

Video:
Concepción, realización y edición: Juan y Luis Astorga
Producción: ENVIDIO S.A. y ZARDEK(ENSAD, París)

Página web:
Diseño: Luis Astorga
Resolución técnica: Alejandro Espina IDAC©IMAGEN EN INTERNET
Software de presentación cortesía de DATAVIZ, COMPUTACION C.A.

Estructura física:Fachada : Luis Pedroarena, Empresa MONTEGUMA
Soporte: Carlos DiTilio, Empresa ALUMINIOS UNIVERSAL
Dispositivo iluminado: Luis Astorga.

El artista agradece la gentil y desinteresada colaboración de; Don Luis Pedroarena, Eduardo Teixeira, Giovanni DiTilio, Carlos León, Marianella Mora, y Juan Astorga.

Cándida Alba se presentó en el 22 SALON NACIONAL DE ARTE ARAGUA, en el Museo de Arte Contemporáneo de Maracay Mario Abreu, y fue beneficiada por una subvención por parte de esa institución.