Instalación Virtual M@R.CO.SUR.

Basado en la realidad de dos espacios urbanos de la ciudad de Porto Alegre, el artista Gonzalo Mezza, propone al espectador la oportunidad de realizar intervenciones en los mismos. La particularidad de la acción radica en que los espacios reales han sido reflejados en el espejo del espacio virtual, las imágenes de Usina da Gasometro y Mercado Público sem fronteras, han sido colocadas en internet, hipervinculadas a distintas estaciones de trabajo de acceso remoto donde se le propone al público espectador participar e interaccionar con estos espacios, inclusive interviniendo imágenes digitales ya elaboradas, para reproponerlas como nuevas obras.

Los espacios:

Usina do Gasômetro:

Es un centro cultural volcado a las más diversas formas de expresión cultural. También se ha destacado como uno de los principales espacios de debate relativo a los temas de cultura contemporánea. Antiguo predio de la rebera del Río Guaiba, antes abastecedor de energía para la ciudad de Porto Alegre, hoy día es un espacio público abierto.

Mercado Público sin Fronteras:

"Nuestro Mercado es uno de los lugares más valiosos de la ciudad, no porque sea un bien cultural de expresiva tradición, ni porque sea el más antigo punto de referencia. Es tan valioso y útil, que no existe en Porto Alegre otro lugar público com un pasado repleto de ayuda y servicio a la población durante tanto tiempo.
El Mercado fue construido de forma cuadrada, en un terreno conquistado al Guaíba, por la tierra."


Hélio Ricardo Alves

"Venham todos! Entremos no Mercado Público, ateliê vivo do século vinte e um.
Cores, frutas, sementes, grãos, diversos produtos formam bandeiras, flâmulas e quadro expostos, imagens de bancas fartas, simbolizando a liberdade de todos os povos e raças."
Gerson Saldanha Costa

 

La práctica del mercado, recipiente fundamental de la cultura latina mediterránea, expresa como metáfora el sentido del mercado como espacio vital de confluencia de culturas, lugar de encuentro e intercambio, espacio central de la ciudad portuaria, de la ciudad comercial, eje de la vida urbana como fuente de alimento epiritual y cultural de una sociedad.

Esta idea se ve reforzada en el Centro Cultural construido sobre las ruinas de una planta proveedora de energía. Los espacios abiertos de la ciudad, donde confluyen miles de historias cotidianas, realizan un intercambio de ideas y necesidades. La posibilidad de arribar al puerto virtual (en la red) coincidir con otros, intervenir el espacio, alterar el entorno, dejar la propia huella y nutrirse de los focos de vida de una ciudad, es en el fondo la posibilidad de redefinir una práctica de origen ancestral que ha sido pilar de sosten del cruce y nacimiento de nuevas culturas.

Alvaro Molina, octubre 1.999.