• LA TAREA PENDIENTE DE ESCRIBIR LA HISTORIA DEL ARTE VENEZOLANO DE FORMA COLECTIVA,   
  • UN PROYECTO COLABORATIVO PARA TODOS LOS ESTUDIOSOS, ESPECIALISTAS Y ARTISTAS VENEZOLANOS,   
  • TODA LA HISTORIA DEL ARTE VENEZOLANO EN UN PORTAL AL ESTILO DE LA WIKIPEDIA.   

Bolet Peraza, Ramón

De WIKIHISTORIA DEL ARTE VENEZOLANO
Saltar a: navegación, buscar

LogoFaltanArchivosMediawiki.png Este artículo o sección necesita completarse con datos del artista o fotos de las obras o foto personal del artista y alguna otra información de interés.


Ramón Bolet Peraza
Nombre completo Ramón Bolet Peraza
Nacimiento 13 de diciembre de 1836, Caracas, Distrito Capital - Venezuela
Fallecimiento 21 de agosto de 1876, Caracas, Distrito Capital - Venezuela
Nacionalidad Venezolano
Área Pintor, litógrafo y acuarelista
Firma


{{

  1. display_points:

Caracas Venezuela,Venezuela~Caracas~Lugar de nacimiento y Lugar de su obra }}


Biografía

Hijo del médico Nicanor Bolet Poleo, de origen catalán, y María del Pilar Peraza. Fue bautizado el 23 de diciembre de 1836 con el nombre José Ramón del Rosario. Vivió durante su juventud en Barcelona (Edo. Anzoátegui). En 1851 abandona sus estudios en el Colegio Nacional de Barcelona y se encarga de la farmacia paterna. En 1855 en la imprenta de los Hermanos Bolet, donde Ramón es tipógrafo, se publica el Diario de la Honorable Diputación Provincial de Barcelona y, en abril de 1856, junto con su padre (editor propietario) y su hermano Nicanor (encargado de la imprenta) lanza la revista costumbrista El Oasis, para la cual realiza una serie de litografías de paisajes junto con Bernardo González. Cada número, de ocho páginas, tenía dos o más litografías y una pieza de música pero tuvo una vida efímera de sólo seis números, hasta septiembre de ese año. En 1858, Bolet diseñó la fachada del mercado de Barcelona y del templo masónico, cuyos salones pintó al óleo, según Leopoldo Terrero, quien agregaba que éste podía realizar frescos para zócalos imitando bronce y representando alegorías como la Paz, la Guerra o las Bellas Artes; columnas de todos los órdenes; arcos de todos los estilos, y emblemas llenos de ingenio y erudición histórica (1877, p. 14).

En Caracas conoce al litógrafo Henrique Neun y juntos editan la revista Museo Venezolano, cuyo primer número aparece el 1 de octubre de 1865. Esta notable publicación, donde aparecen algunas de las mejores litografías de todo el siglo XIX venezolano, llegó a sacar 26 números. En ella Bolet une tal vez por primera vez el talento del dibujante delineador y del litógrafo: muchas de las láminas llevan el honroso crédito "Bolet inv. y lit." Otras, como el Templo de San Francisco, o la Vista de La Guaira, son versiones de grabados de Lessmann o Bellermann. Sin embargo, la precisión gráfica de estos grabados no fue igualada en su época, ni la facilidad del trazo del creyón sobre la piedra, que traducía imágenes fotográficas (según Terrero, Bolet practicó la fotografía, "que cultivó con éxito"; op. cit., p. 6) con una soltura tal que sólo podría hablarse de recreaciones, ni la inigualable belleza de los colores, cuyas tonalidades superpuestas delatan la experiencia de Bolet en el difícil medio de la acuarela. Desde ese año y durante 11 más, Bolet se desempeñará como oficial mayor de la Secretaría de Relaciones Exteriores como calígrafo. Obra singular en esta técnica fue la iluminación de la Carta Magna inglesa, que ilustró con escenas históricas. Bolet se incorpora en 1869 a la Sociedad de Ciencias Físicas y Naturales de Caracas y en 1870 dibuja dos monumentos a Bolívar, uno corintio y otro gótico. Ese año dirigía la cátedra de dibujo del Colegio Nacional de Niñas. Antonio Guzmán Blanco, quien fue admirador de Bolet —llegó a poseer 22 obras suyas, entre ellas la Entrada del general Guzmán Blanco a la capital bajo arcos de triunfo después de la batalla de San Fernando de Apure que fue expuesta en el Café del Ávila (Caracas)—, lo comisionará con frecuencia durante el Septenio. Bolet registrará los triunfos de Guzmán Blanco: su acuarela Casa de Gobierno —Plaza Bolívar— (colección GAN) representó el sitio militar del 26 de abril de 1870, y una Escena de guerra civil (colección Marcos Falcón Briceño), en óleo, también trata sobre la toma de Caracas por los federales. De Bolet también fue el diseño del arco triunfal erigido en la Plaza de San Pablo donde representó contingentes del ejército de Guzmán Blanco, el ataque sobre el Caño de Guariapo, el Caño Amarillo y la derrota de los azules en Arauca (descrito en el libro de James Mudie Spence, 1878, I, p. 312). Las obras de Bolet también gozaron del favor público: el Instituto de Bellas Artes poseía una Vista de Anauco y Arístides Rojas tenía piezas suyas. De esta época es también su autorretrato al óleo pintado sobre madera (colección Fundación Boulton). En 1871 Bolet se encontraba dando clases en el Colegio de Chaves (La Opinión Nacional, 18 de enero de 1871). De ese año es su acuarela Mercado de Caracas (colección Gobernación del Distrito Federal, Caracas), de orientación costumbrista. El 24 de enero de 1872 visita, con James Mudie Spence, los Roques y en marzo, la Orchila, y el 21 de abril es uno de los excursionistas que asciende al pico Naiguatá, cuya travesía registra en detallados dibujos.

El 28 de julio de 1872, al inaugurarse en Caracas la "Primera exposición anual de bellas artes venezolanas", organizada por Spence en el Café del Ávila (Caracas), Bolet figuró con 36 ó 37 obras, entre ellas Vista de La Orchila, El carbonero de Caracas y La procesión de Carúpano, elogiadas por la prensa (La Opinión Nacional, 29 de julio), y El primer dolor, celebrada por Spence (op. cit., II, p. 129). Al regresar Spence a su país y mostrar su colección de obras de artistas venezolanos en la Sociedad Literaria y Filosófica de Manchester, el célebre crítico John Ruskin, quien llegó a poser una obra de él, La aurora, comentó favorablemente los trabajos de Bolet (alrededor de 150 entre acuarelas, óleos, dibujos y estampas). Algunas de esas obras fueron usadas por Spence en 1878 para ilustrar su libro The Land of Bolívar, como la Iluminación en la plaza Bolívar o Víctima de la inquisición. El 29 de marzo de 1873, invitado por Spence, Bolet viaja a Inglaterra, donde permanece ocho meses y asiste a las clases de Ruskin en el colegio de Oxford. El 30 de enero de 1874 viaja a Estados Unidos para supervisar el modelado y vaciado en Filadelfia (Pensilvania) de las esculturas de Guzmán Blanco que realizaba J.A. Bailly y el 1 de julio, de vuelta en Caracas, es nombrado oficial de la Dirección de Derecho Público Exterior de la Cancillería (Gaceta Oficial, 11 de septiembre de 1874).

En 1875 expuso un retrato al pastel de su esposa, María del Rosario Planchart de Bolet, en el establecimiento del Sr. Jacquin (La Opinión Nacional, 26 de enero) y tras la muerte de la hija de Guzmán Blanco, Ana Teresa, realizó un cuadro que fue reseñado en la prensa (La Opinión Nacional, 2 de diciembre de 1875). En 1876, acuarelas suyas fueron escogidas para la "Exposición internacional" de Filadelfia (La Opinión Nacional, 29 de marzo de 1876), y Guzmán Blanco le encarga completar el revestimiento y ornamentación del mausoleo de Bolívar en el Panteón, comisión que fue seguida por la prensa (La Opinión Nacional, 29 de julio de 1876), pero que no llegó a concluir. Tampoco concluye su último cuadro, El embarque de Colón en el puerto de Palos, en el que trabajaba antes de morir, de pulmonía doble, en 1876. Su acta de defunción fue firmada por el médico y pintor José Manuel Maucó y la mascarilla mortuoria fue sacada por Manuel González, quien realizó el busto que coronaba el monumento fúnebre del artista en el Cementerio General del Sur.

Las obras de Bolet salieron a la venta pública y pronto fueron adquiridas: entre los coleccionistas se encontraban Antonio Leocadio Guzmán, el arzobispo José Antonio Ponte, José Manuel Maucó, José Antonio Salas, Próspero Rey, Teodoro Aldrey, Eduardo Calcaño, Ramón de la Plaza, Laureano Villanueva, Félix Rasco y Manuel González, quienes evidencian la gran producción, en parte hoy perdida, del malogrado artista (La Opinión Nacional, 26 de agosto de 1876). Por otra parte, una lista de acuarelas y dibujos, 42 en total, son puestos en suscripción a los pocos días (La Opinión Nacional, 31 de agosto). En la litografía de Neun, ese mismo año se publica el Álbum de los estados ("inventado y pintado por Ramón Bolet"), bajo la dirección e inspección de Manuel Velázquez Level (Imprenta de La Opinión Nacional). Aunque al morir Bolet era reconocido como pintor de marinas y paisajes, actualmente es valorado por sus acuarelas, como Toilette de la esposa del artista, de 1874 (colección GAN), las litografías de El Oasis o del Museo Venezolano o incluso pasteles, como La gruta azul, hacia 1873 (colección GAN). Su Paisaje boscoso del río Catuche fue incluido, con obras de Robert Syers y Faustino Padrón, en el envío venezolano a la "Exposición internacional" de Filadelfia (1876), y su retrato de J.A. Mosquera fue incluido en la muestra venezolana en la "Exposición universal internacional" de París en 1878.

Sobre una serie de acuarelas rescatadas en Londres y el cuaderno de viajes de Bolet, ha escrito Perán Erminy: "la perfección técnica que se advierte en la ejecución de esos trabajos, realizados con una destreza manual absolutamente impecable, con cabal dominio de las formas y del dibujo, así como también del espacio, de la luz y del color (éste en las acuarelas, por supuesto), nos demuestra que Ramón Bolet logró dominar completamente el oficio de dibujante y de pintor" (1991, p. 18). Refiriéndose a la obra gráfica de Bolet, Juan Calzadilla señala: "Ramón Bolet es el último artista de talento que se encontraba asociado a la evolución de la litografía y la impresión de imágenes visuales, en el siglo XIX. Bolet no tuvo pretensiones de artista pero sí poseyó una decidida vocación gráfica. Lamentablemente muere joven, en 1876, poco después de regresar de un viaje de estudios a Inglaterra, donde fue alumno de John Ruskin. Se inició como dibujante trabajando al lado de su padre en la revista El Oasis, que se editaba en Barcelona, y esto marcó su destino, ya que en adelante debió ganarse la vida con su facundia dibujística, no exenta de un aire ingenuo y de gracia, debido a su formación poco académica, lo que no deja de ser, en su caso, una ventaja. En 1865 apareció el Museo Venezolano, singular álbum de estampas que consagró su obra […]. Los dones de Bolet […] se concentran en la precisión fresca de un dibujo grácil y espontáneo, notablemente flexible para encontrar la armonía en el juego de líneas curvas y rectas, y en una sabia interrelación de naturaleza y arquitectura" (1978, pp. 17-18).

Obra

Pintura

Colecciones

BN / Colección Cisneros, Caracas / Fundación Boulton / GAN / Gobernación del Distrito Federal, Caracas

Fuentes

  • Barroso Alfaro, Manuel. Manuel A. González 1851-1880, el escultor de Guzmán Blanco. Caracas: Ediciones de la Presidencia de la República, 1993.
  • Boulton, Alfredo. Historia de la pintura en Venezuela, II. Caracas: Editorial Arte, 1968. Segunda edición en Caracas: Armitano, 1975.
  • Calzadilla, Juan. El arte en Venezuela. Caracas: Ediciones del Círculo Musical, 1967.
  • Calzadilla, Juan. El grabado en Venezuela. Caracas: Fundarte, 1978.
  • Erminy, Perán. Ramón Bolet. Cronista gráfico de la Venezuela del ochocientos. Caracas: Empresas Delfino, 1991.
  • Ernst, Adolfo. Obras completas, 6 vv. Caracas: Ediciones de la Presidencia de la República, 1986.
  • Key-Ayala, Santiago (traductor). Folleto raro. Caracas: Librería Europa, 1957.
  • La République du Vénézuéla à l'exposition universelle de 1878 à Paris. París: Imprimerie V. Fillion et Cie., 1878.
  • Spence, James Mudie. The Land of Bolivar. Londres: Sampson, Low, Marston Searle & Rivingston, 1878.
  • Terrero, Leopoldo. Biografía del malogrado artista venezolano Ramón Bolet. Caracas: Imprenta Nacional, 1877.


Créditos

Comentarios